Como degustar un vino

Como degustar un vino

No todos sabemos como degustar un vino,pero con práctica podemos aprender poco a poco.

Los aromas, olores,etc. se consiguen con la “Memoria olfativa”. Por ello, no debemos desesperar,y saber que a base de catar y catar conseguiremos apreciar,cada vez, más  y más olores.

Los aromas de los vinos se clasifican en : Primarios (procedentes de la uva),Secundarios (de la fermentación  y diferentes procesos en la elaboración) y Terciarios  (de la crianza).

Cuanto más dura la sensación olfativa, más calidad tendrá  el vino.

Para descubrir los diferentes sabores de un vino, lo primero que tenemos que hacer es servirlo en una buena copa y esperar, al menos, un minuto para que se mezcle el vino con el oxígeno. De esta manera,también, se va a temperado el vino.

Después de este paso, pasaremos a probarlo para notar como el aroma y el gusto se corresponden.

Se deben descubrir los sabores elementales como son el dulce,amargo, salado,astringente y ácido,  y saber cual es el que predomina.

En los primeros segundos de la cata descubrimos los sabores dulces,procedente del alcohol que da esta especie de dulzor.

En los vinos cortos, las sensaciones de sabor se pasan rápidamente, mientras que en los largos, como los reserva,ésta se alarga.

Después  surgen  los aromas ácidos y amargos.

Se debe mirar el “cuerpo”,que es la densidad o untuosidad del vino. Esto lo dan los alcoholes,glicerina y diversas sustancias.

Los taninos nos darán la “Textura”, ya que estos tienen una densidad rugosa.

Habrá que notar la “Fluidez” y “Suavidad”, muy apreciable en los blancos.

La “Aspereza”, es provocada por la pérdida de las propiedades lubricantes de la saliva.

Otras cosas a tener en cuenta serán la sensación térmica,  la química, la salivación, etc.

Apreciaremos sabores a madera, gracias a las barricas.

Según vayamos avanzando en nuestra buena “Memoria olfativa”, encontraremos infinidad de diferentes aromas como: frutales,florales,especias, ésteres, muy difíciles de apreciar, que proviene de los ésteres de ácidos grasos y la fermentación alcohólica.

Como veis,descubrir un vino,es un mundo apasionante,donde el gusto,el olfato,el tacto y la vista están  trabajando de manera conjunta.

Así que ,a empezar a catar vinos para nuestra “Memoria olfativa”.

¡Salud!

Y un “chinchin” para que nuestro sentido del oído no tenga envidia y también disfrute de este viaje por una copa de vino