El beso y el vino

El beso y el vino

 

 

EL BESO Y EL VINO

 

Como ya os adelanté en twiter, os voy a contar algo curioso acerca del beso y el vino.

¿Sabéis que tienen mucho que ver?

Hacia el año 715 antes de Cristo, para las mujeres estaba totalmente prohibido beber vino. En esa época se bebía sin control ninguno y siempre se acababa con una gran borrachera, perdiendo el control, y por lo tanto, cualquier decoro.

Para los hombres era algo, que incluso, estaba bien visto pero para una mujer era de lo más deshonroso. Así, salió un Decreto Ley donde ellas no podían beber vino. Ni siquiera les estaba permitido tener las llaves de la bodega o despensa donde se guardaba el vino. Perder la compostura para una mujer era un acto vergonzoso.

Cuando el marido llegaba a casa,dudando de su mujer,se le acercaba a la boca para poder oler su aliento y verificar que ésta no había bebido. Los más malpensados, para lograr asegurarse de ello,metían la lengua en la boca de la mujer, y así, podían apreciar hasta el sabor de la supuesta toma de vino.

Pronto se dieron cuenta de que  con este acto de “detective” se conseguía placer. El contacto de las lenguas les gustaba,y descubrieron una nueva forma de intimar con sus mujeres, alejando ,además, cualquier tipo de duda acerca del consumo “ilícito” de ellas.

Han pasado muchos años de esto y ahora las mujeres podemos beber y, por supuesto besar, sin miedo al castigo.

¡Que alivio! Así que me voy a tomar un buen vino y,,,,,,,,,,,,, os mando un beso,,,,,,,,

¡Salud!