¿Y después de la Barrica? ¿Huevo?

¿Y después de la Barrica? ¿Huevo?

 ¿Y DESPUES DE LA BARRICA?¿HUEVO?

 

Tras iniciar la crianza en barrica no se ha acabado el trabajo de la bodega. Hay que hacer una seria de operaciones que permiten preparar el vino para su embotellado final. ¿Nos sorprende que en algunas botellas se diga que se utiliza huevo? Pues ahora os lo vamos explicar.

 

Para ello hay que empezar por la clarificación :

Quedan unas sustancias sólidas que permanecen en suspensión en el vino y producen enturbamiento. Para quitar estas sustancias y poder hacer su clarificación, se tienen que utilizar diversos métodos para, así,poder arrastar estas partículas sólidas, haciéndolas precipitar. Para ello se utilizan diferentes compuestos:

Albúmina de huevo (clara fresca de huevo). Esta se suele utilizar en los vinos tintos.

Gelatina, para los tintos.

Caseína, muy buena en los blancos.

Bentonita, que se utiliza para los blancos o tintos de mesa. Es un tipo de tierra especial.

 

La filtración:

Para poder dar limpieza total al vino se utiliza la filtración. Hay diferentes tipos de filtros, aunque los más usados son los de placas. Suelen ser finas membranas de celulosa,por las que van pasando el vino lentamente.

La estabilización:

Para prevenir los riesgos de alteraciones microbiológicas y a precipitación de tartratos en la botella se utiliza la estabilización.

Hay dos tipos:

microbiológicas: evita la creación de gas carbónico, formación de ácido acético y alteración de los aromas.

tartárica: Normalmente la precipitación se provoca al llevar el vino a una temperatura de 2ºC por encima de su

punto de congelación durante varias horas. Hay veces que esta precipitación se hace  de forma natural. Sirve

para evitar la precipitación de cristales de tartratos.

 

Por último está el embotellado:

 

Aquí, por supuesto, prima la higiene para evitar bacterias.

Cobra importancia el cierre de las botellas. Para ello existen diferentes tipos de corchos. El mejor es el natural ,donde los agujeros son mínimos y, por lo tanto, no hay hueco para ningún tipo de organismo que no sea el propio vino. El corcho debe impedir  la salida del vino,como la entrada de aire al interior, que podía estropearlo.

 

Como podeis observar, la elaboración de un vino es un proceso largo y costoso, que requiere de muchos cuidados.

Así que cuando bebais un vino, apreciar el sabor,el olor, pero además , apreciar el trabajo que hay detrás de todo ello.

¡Salúd!